Artículos

El concepto "profesional" en el mundo del fútbol

Escrito por Oscar. Publicado en Artículos

Si preguntáramos que idea se tiene sobre él en este ámbito, la gran mayoría de respuestas indicarían que se refiere a aquellos futbolistas, entrenadores u otras personas que se dedican en exclusividad al deporte rey, es decir, a aquellas personas que tienen en el fútbol su profesión.

Si buscamos el concepto en la enciclopedia, podremos observar que se define al término como “Persona que hace hábito o profesión de alguna cosa”. Resumiendo un poco más la idea, “empleo, facultad o profesión que cada uno tiene y ejerce públicamente”.

Así, cogiendo como ejemplo la liga española, los futbolistas “profesionales” se podrían reducir a los que compiten en las categorías siguientes: 1ª División y 2ª División A. De esta manera, los jugadores de 2ª B y 3ª, quedarían clasificados como “semi-profesionales”, debido a su dualidad laboral.

Personalmente, consideramos que el concepto estudiado presenta un doble significado:

-La visión anteriormente detallada, la cual define la versión más objetiva del término.

-Profesional definido como la suma de 3 conceptos: entrega, confianzaclaridad.

Centrando nuestra atención en la segunda vertiente del término, “profesional” se define por la suma de las siguientes ideas:

1) Entrega:

Todo “profesional”, ocupe la función que ocupe, debe entregarse al 100% en su tarea, sacrificarse al máximo y no quedarse nunca con la sensación de que se podría haber hecho algo más. La no entrega, actitud o sacrificio, al único que perjudica es a quien no lo aporta, demostrando de esta manera no ser un auténtico profesional.

En el caso de los futbolistas, estos deben demostrarla tanto en el ámbito deportivo como en el extradeportivo, debido a que todo gira alrededor de su profesión.

En el ámbito deportivo, deben trabajar SIEMPRE al 100% tanto en los entrenamientos como en los partidos. El futbolista debe demostrar siempre que es un auténtico profesional, y cumplir con las que, al fin y al cabo, son sus obligaciones. Estas dependen única y exclusivamente de él y por lo tanto, lo debe ofrecer SIEMPRE.

Cuando nos referimos al ámbito extradeportivo, centramos nuestra atención en la dieta, el descanso, etc.

En el caso de los entrenadores, estos deben trabajar al máximo para conseguir alcanzar sus objetivos marcados. Y no solo en el ámbito deportivo (corrigiendo los aspectos pertinentes del juego), sino también extradeportivo (dirección de grupo). Su entrega y sacrificio le dará un porcentaje más elevado de posibilidades de llegar a la consecución de su meta.

En el caso de los clubes (con todos sus estamentos), su máxima entrega permitirá facilitar la consecución de sus objetivos. No hay que olvidar la importancia de la coordinación entre club y equipo, debido a que ambos tienen objetivos comunes. El club debe crecer a la vez que el equipo.

2) Confianza:

Todos los estamentos del mundo del fútbol deben tener confianza en sí mismos. La pérdida de confianza por parte de cualquiera de estos, acostumbra a provocar un alto porcentaje de posibilidades de optar por posturas equivocadas en la toma de decisiones, finalizando en la pérdida de la credibilidad.

En el caso de los futbolistas, es normal que aquellos que disponen de la confianza del entrenador rindan a un nivel superior al resto, aunque también debemos decir que los propios futbolistas deberían ser capaces de provocársela a sí mismos sin tener la necesidad de depender de otras personas que le permitan alcanzar ese nivel. El hecho de creer en uno mismo es la luz que te guía hacia los objetivos propios tanto en los mejores como en los peores momentos. No creer en uno mismo, es el punto anterior a dejar la práctica deportiva.

En el caso de los entrenadores, la confianza en uno mismo es básica. El entrenador, en los momentos de resultados negativos, suele ser considerado, en el 99% de las ocasiones, el culpable de la situación. Ya se sabe que es mucho más fácil rescindir un contrato que 20, o incluso llegar al punto de remodelar la estructura del club. En este caso, el entrenador debe tener una autoconfianza, por necesidad, mucho más grande que el resto de estamentos. Por lo tanto, si el entrenador llega al punto de perder la confianza en sí mismo, es mejor tener la valentía de dejar el cargo.

En el caso de los clubes, en cualquier momento dentro de un proyecto deportivo, deben tener muchísima confianza en aquello que han planteado o planificado. Si el hecho de obtener algún resultado negativo tiene que suponer la ruptura del proyecto programado después de horas y horas de sacrificio, esto presupone o bien una mala planificación, o bien la falta de un planteamiento, o lo más grave, la falta de profesionalidad del proyecto, y por lo tanto, del club.

3) Claridad:

La claridad entendida como disponer de una línea lógica de trabajo es un concepto muy importante en el mundo del fútbol. Es un concepto no muy utilizado por los diferentes estamentos, pero con una importancia mayor de la que se le suele dar.

En el caso de los futbolistas, el concepto claridad va ligado al de ser positivo, al de sumar dentro del grupo. No tener un comportamiento adecuado dentro del equipo, reduce la posibilidad de alcanzar el éxito.

En el caso de los entrenadores, el seguimiento de una línea lógica de trabajo es clave. Mientras el entrenador sigue de una manera lógica todos y cada uno de los diferentes puntos del reglamento de régimen interno que se ha consensuado con el equipo, todo funciona con normalidad y se demuestra a los futbolistas una lógica en el hacer. En el momento que solamente uno de estos puntos no se cumple, la credibilidad del entrenador queda en entredicho y deja abierta una brecha donde se pueden crear muchas problemáticas. Una vez se llega a este punto, el entrenador debe ser consecuente y exponerse a las situaciones que se le puedan plantear. Por lo tanto, ser lógico y claro es uno de los aspectos más importantes para el funcionamiento del grupo y de la relación con los diferentes estamentos deportivos.

En el caso de los clubes, ser claro con los diferentes estamentos (en este caso jugadores y entrenadores) es muy importante. Cuando empieza una relación entre personas, las dos partes se dan ese punto de confianza, y no podemos llegar a ninguna situación de desconfianza entre ambas. Este aspecto no ayudará en nada, al contrario, perjudicará, y será una losa que deberemos llevar a cuestas la cual nos frenará la consecución de los objetivos. Aquello que se haya consensuado entre ambas partes al inicio de la relación, se debe cumplir al 100%. Si alguna de las dos partes no cumple, lo único que se consigue es crear un clima de desconfianza la cual no ayuda para nada a conseguir el éxito.

Como conclusión, me gustaría reducir el artículo a tres ideas básicas:

-No es solamente profesional aquel que juega en 1ª División o 2ª División A, es profesional aquel que cumple cada uno de los 3 requisitos que hemos comentado en el artículo. Por lo tanto, profesional tanto puede ser un futbolista que juega en 1ª División como uno que juega en regional.

-Ser “profesional” puede ser planteado como algo difícil de conseguir, pero visto desde una perspectiva positiva, también se puede entender como algo fácil de lograr, debido a que el conocimiento y cumplimiento de los 3 aspectos (entrega, confianza y claridad) nos permitirá disponer de un porcentaje mayor de posibilidades de alcanzar nuestros objetivos.

-Ser profesional no solo está centrado en el mundo del fútbol, es algo que también se puede extrapolar y aplicar a la vida diaria y a la personalidad de cada uno. Ser profesional provoca sentirse bien con uno mismo, tener la consciencia tranquila sabiendo que hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos y, sobretodo, nos permite cumplir el objetivo de todo profesional: que nadie nunca pueda tener la más mínima queja de nosotros.

www.titosagent.com

Agentes de jugadores RFEF

Built with HTML5 and CSS3 | Copyright TitosAgent © 2012
Powered by Iris Design