• Jordi Gamito
  • Óscar Liébana
  • t j cherta
  • Adrià Molluna
  • Marc Ferrer

La tranquilidad como elemento clave en la consecución de los objetivos

Si buscamos la definición de tranquilidad, encontraremos que cuando se refiere a una persona significa “que se toma las cosas con tiempo, sin nerviosismos ni agobios, y que no se preocupa por quedar bien o mal ante la opinión de los demás”.

Conseguir los resultados marcados al inicio de la temporada en competiciones tan largas como es el campeonato de liga, significa saber estar a la altura en todo momento, en los buenos y en los malos, y sobretodo tener la tranquilidad suficiente en estos últimos para no caer en ningun tipo de precipitación. Como dice el maestro Xavi Lozano, en estos momentos “hay que contar hasta 3... o mejor hasta 10”.

La experiencia me dice que el trabajo de la gente que está en los cargos que se les exige llevar a cabo toma de decisiones, en los momentos en que todo funciona bien no se produce ningun tipo de comentarios (tampoco positivos), en cambio en los momentos que los resultados (de cualquier tipo) no funcionan, los comentarios son negativos llegando al extremo de destructivos. Pero es en estos momentos cuando estos directivos, directores generales, secretarios técnicos, coordinadores, etc. deben estar a la altura que su cargo les exige para tener la tranquilidad de llevar a cabo una buena toma de decisiones y no precipitarse.

Esta tranquilidad que debe haber en todos los clubes a la hora de llevar a cabo las diferentes tareas de una temporada, se manifiesta de diferente manera según el país donde se trabaje. Por ejemplo, la cultura en Inglaterra provoca que los entrenadores firmen contratos largos de 4-5 temporadas y tengan tiempo de demostrar sobradamente su calidad o no como técnicos.

Tenemos gran cantidad de ejemplos de entrenadores que se les ha ratificado en momentos complicados y que después han conseguido sus objetivos. No siempre la solución está en prescindir de un entrenador, si se confía en ellos, hay que hacerlo hasta el final. Muchas veces las directivas toman decisiones precipitadas, y en la mayoría de los casos se demuestra que no es la mejor opción.

Lo que está claro es que conseguir los objetivos en el mundo del deporte no es tarea fácil, por lo tanto la unión, el trabajo conjunto, la tranquilidad y la seguridad del triángulo plantilla-cuerpo técnico-directiva se convierte en un punto fundamental para conseguir el éxito.

www.titosagent.com

Las leyes no escritas del mundo del fútbol

En el mundo del fútbol, existe una reglamentación que explica y especifica la normativa por la cual se rigen las diferentes competiciones que se llevan a cabo en este deporte.

Si nos centramos en el deporte en general de este país, la reglamentación que la regula es la “Ley del Deporte” 10/1990 del 15 de Octubre, donde el Título III con sus capítulos II (que hace referencia a los Clubes Deportivos), capítulo III (que se centra en las Federaciones Deportivas Españolas), capítulo IV (centrado en las Ligas Profesionales) y el Título VIII (que explica todo el tema del dopaje), son los que más hacen referencia al mundo del fútbol.

Si especificamos un poco más, y centramos nuestra atención en nuestro deporte, la normativa que regula, la cual indica cuales son las reglas de juego, es la que marca la FIFA a través de la International Football Association Board, las cuales son 17, como por ejemplo la que se refiere al terreno de juego, al balón, al número de jugadores o al equipamiento de estos. Estas normas son de carácter general, y en función de la competición del país donde se dispute, habrá una serie de especificaciones para cada una de estas. Por ejemplo, la Copa del Rey en España se juega mediante eliminatorias a doble partido, en cambio en Inglaterra, la F.A.Cup se decanta por un partido de desempate en casa que en la doble eliminatoria cada equipo ganara un partido.

 

Esta es la ley “escrita”, pero también existe una serie de leyes no escritas que las personas que llevan tiempo en el mundo del fútbol, conocen perfectamente. Se podría equiparar a una “Leyenda Urbana”.

 

En este artículo, me centraré en la siguiente ley, la cual no está escrita legalmente pero que sí se conoce, y que aún así, existen una serie de individuos que siguen cayendo una y otra vez, creyéndose que de esta manera consiguen alcanzar sus objetivos, pero que en realidad lo único que obtienen es que todo el mundo del fútbol los conozca.

La ley no escrita en la que me centraré es la siguiente:

 

“En un cuerpo técnico que forma el entrenador principal, cuando éste decide marcharse, el resto de profesionales que él ha traído deben plegar con él”.

 

Aún así, hay una serie de profesionales (para mí no son profesionales), que después de que el entrenador principal los haya llevado con él a todos los sitios, les haya dejado actuar con libertad dentro de la coordinación, y después de que lo haya dado todo por ellos, no se les ocurre otra cosa que continuar en su puesto en el momento en que el entrenador principal se marcha o le despiden.

Aquí podría haber algún atenuante, como por ejemplo si el entrenador principal fichara por otro club y la directiva de este no lo dejase llevar con él ninguna persona de confianza. En este caso sí que entendería que continuara en el club aunque el entrenador principal no siguiera.

 

Estos individuos, se creen que consiguen lo siguiente:

1.Avanzar en su trayectoria profesional.

2.Seguir ligado al mundo del fútbol.

3.Aumentar las posibilidades de consecución de sus metas.

 

Pero lo que no se dan cuenta, es que lo que realmente consiguen es totalmente lo contrario:

1.Que toda la gente del fútbol los conozca realmente (el mundo del fútbol es muy grande pero muy pequeño a la vez, y todo el mundo se conoce), y que clubes o entrenadores decidan no incorporarlos debido a que no actúan correctamente, porque saben que nunca van a mirar al bien del colectivo, apostando por una postura totalmente egocéntrica.

2.Que estén mal mirados a partir de ese momento.

3.Que a partir de esa actuación, acaban de tirar por los suelos las posibilidades de consecución de sus objetivos, debido a que los profesionales de verdad NUNCA más van a apostar por ellos.

 

 Tampoco se dan cuenta, de que a esos entrenadores a los que en su momento decidieron aprovecharse de ellos, nunca les va a faltar equipo,  básicamente a un hecho que ellos en la vida serán incapaces de tener:  su enorme PROFESIONALIDAD en su manera de actuar.

Para finalizar, simplemente comentar una frase que para mí es básica y que resume el artículo:

“EL TIEMPO PONE A TODO EL MUNDO EN SU SITIO”.

 

 

www.titosagent.com

La importancia de los jugadores jóvenes en las plantillas

Cuando un técnico planifica la confección de su plantilla, tiene en cuenta una serie de aspectos:

1. Filosofía de Juego: según la tradición del club, las preferencias del entrenador y las características de los jugadores.

2. Características individuales de los jugadores: condiciones adaptativas y grado de maduración.

3. Composición de la plantilla: grado de homogeneidad, tamaño de la plantilla, grado de experiencia y conjunción y características dominantes de la plantilla.

Muchas veces, al planificar éste último apartado (la composición de las plantillas), aparece el miedo a la hora de escoger los jugadores jóvenes. En muchas ocasiones, éstos aparecen como los jugadores número 23, 24 y 25 de una plantilla de 25 futbolistas. Tener futbolistas jóvenes es algo que aporta una serie de ventajas al equipo como por ejemplo la ilusión que impregnan, la motivación que inyectan o el hecho de hacer mejorar a jugadores veteranos de gran calidad pero “aposentados”, algunos de ellos, de una manera involuntaria. Pero a veces, el vaso no se ve medio lleno, sino medio vacío. Tenerlos como jugadores que completan la plantilla es una opción, pero lo complicado es tenerlos como jugadores importantes, jugadores que disfruten de una titularidad alrededor de 25-30 partidos, jugadores que disputen más de 2000 minutos por temporada, jugadores que estén sobre el terreno de juego en los momentos difíciles, en los momentos complicados, en los momentos denominados “claves”.

Esta serie de futbolistas aportan algo muy importante: ilusión. Y esto hay que aprovecharlo. Esto no significa que el resto de futbolistas no sirvan, no sean útiles, ni mucho menos. Son jugadores que aportan algo muy importante como es la experiencia (entre otras cosas), pero el porcentaje tanto de los jugadores jóvenes como de jugadores veteranos dentro de una plantilla debería estar, bajo mi humilde punto de vista, en un punto intermedio, es decir, al 50% por banda.

Si nos fijamos y analizamos a los principales clubes europeos, podemos llegar a la siguiente conclusión:

España:

- Real Madrid (14 futbolistas sub-25, media de edad de 25'9 años):

Carvajal, Varane, Marcelo, Isco, Özil, Di María, Illarramendi, Jesé, Benzema, etc.

- FC Barcelona (12 futbolistas sub-25, media de edad de 26'7 años):

Jordi Alba, Bartra, Montoya, Busquets, Dos Santos, Sergi Roberto, Tello, Neymar, Alexis, etc.

 

Inglaterra:

- Chelsea (16 futbolistas sub-25, media de edad de 25'6 años):

Bertrand, Azpilicueta, Lucas Piazón, Mata, Hazard, Oscar, Van Ginkel, Moses, Lukaku, Schürrle, etc.

- Manchester United (19 futbolistas sub-25, media de edad de 25'9 años):

De Gea, Jones, Evans, Smalling, Rafael, Anderson, Cleverly, Kagawa, Chicharito, Welbeck, etc.

- Manchester City (8 futbolistas sub-25, media de edad de 27 años):

Richards, Nastasic, Rodwell, Sinclair, Razak, Jovetic, Guidetti y Agüero.

- Arsenal (13 futbolistas sub-25, media de edad de 25'6 años):

Szczesny, Jenkinson, Gibbs, Ramsey, Wilshere, Walcott, Oxlade-Chamberlain, Campbell, etc.

 

Italia:

- AC Milan (14 futbolistas sub-25, media de edad de 25'9 años):

De Sciglio, El Shaarawy, Cristante, Niang, Balotelli, etc.

- Inter de Milan (14 futbolistas sub-25, media de edad de 27'2 años):

Ranocchia, Juan, Mbaye, Schelotto, Álvarez, Obi, Kovacic, etc.

- Juventus (11 futbolistas sub-25, media de edad de 27'4 años):

Marrone, Isla, Ogbonna, Gabriel, Büchel, Rossi, Asamoah, Pogba, Bouy, etc.

 

Francia:

- París Saint Germain (15 futbolistas sub-25, media de edad de 25'7 años):

Marquinhos, Conte, Sakho, Van der Wiel, Pastore, Lucas Moura, Verratti, etc.

 

Alemania:

- Bayern Múnich (17 futbolistas sub-25, media de edad de 25'3 años):

Boateng, Badstuber, Alaba, Thiago, Luiz Gustavo, Götze, Toni Kroos, Javi Martínez, Thomas Müller, etc.

- Borussia Dortmund (20 futbolistas sub-25, media de edad de 24'9 años):

Hummels, Schmelzer, Subotic, Bender, Gundogan, Mkhitaryan, Sahin, Reus, Lewandowski, etc.

 

Portugal:

- Oporto (20 futbolistas sub-25, media de edad de 24'8 años):

Otamendi, Maicon, Defour, Fernando, Tiago, Kleber, Iturbe, Ghilas, etc.

- Benfica (20 futbolistas sub-25, media de edad de 25'5 años):

Lisandro López, Miranda, Mitrovic, Silvio, Matic, Almeida, Gaitan, Oliveira, Rodrigo, etc.

 

Éste estudio se puede resumir de la siguiente manera:

Media de edad: entre los 24'8 y los 27'2 años.

- España: Aproximadamente 26 años.

- Inglaterra: A excepción del Manchester City, los demás estan en una media de 25'7 años.

- Italia: A excepción del AC Milan (en plena reconstrucción), los demás estan por encima de los 27 años.

- Francia: Media de 25'7 años.

- Alemania: Medias muy bajas 25'3 y 24'9 años.

- Portugal: Medias de 24'8 y 25'5 años.

 

Media de futbolistas sub25 por plantilla: entre los 8 y los 20.

- España: Aproximadamente 13 futbolistas.

- Inglaterra: A excepción del Manchester City, los demás tienen bastantes futbolistas sub25 (13, 16 y 19), sobretodo el Manchester United.

- Italia: Todos tienen un número bajo de futbolistas sub25 (14, 14 y 11), pero estan viendo que deben apostar por ello.

- Francia: 15 futbolistas (en la media).

- Alemania: Gran apuesta (17 y 20 futbolistas).

- Portugal: Gran apuesta (20 futbolistas).

 

De aquí se podrían extraer las siguientes conclusiones, siempre de una manera subjetiva:

- España: Los clubes más potentes estan en constante remodelación (año tras año) de sus plantillas, pero sin dejar de apostar por sus jugadores clave que ya empiezan a estar alrededor de los 30 años. Estos clubes deben estar siempre en lo más alto. De ahí la media de edad de unos 26 años.

- Inglaterra: A parte del Arsenal que siempre ha sido un club que ha creído en la juventud (y que ahora sus futbolistas ya empiezan a ser "mayores" para su filosofía), Manchester United y Chelsea han apostado por remodelar sus plantillas después de años exitosos a nivel europeo sobretodo, incluso éste último ganó el año pasado la Europa League. Manchester City ha apostado éste año por Manuel Pellegrini y seguro que éste pedirá un rejuvenecimiento de la plantilla.

- Italia: A parte del AC Milan (en plena remodelación), tanto Inter de Milan como Juventus son el más claro ejemplo de la cultura balompédica italiana en cuanto a apostar por futbolistas veteranos, aunque la Juve ya ha empezado a ver que con jugadores jóvenes ha mejorado su éxito doméstico y continental. De ahí los Isla, Ogbonna, Assamoah o Paul Pogba.

- Francia: El PSG del jeque Al Thani, ha percibido que para ser un club potente a nivel europeo debe ponerse a la altura de los mejores, y ha apostado por una media de casi 26 años (25'7 años). Futbolistas como Van der Wiel, Pastore, Lucas Moura o Verratti han colaborado a ello.

- Alemania: Los dos mejores clubes europeos del último curso, tienen características idénticas: apuesta mayoritaria por futbolistas menores de 25 años (17 y 20 jugadores y media de 25'1 años). Estan demostrando ser los que mejor han visto el camino del fútbol mundial, y la Bundesliga está demostrando y se está covirtiendo en una de las ligas con mayor potencial a nivel europeo y mundial.

- Portugal: La Liga Sagres tiene características similares (por lo que se refiere a la apuesta por futbolistas jóvenes de calidad) con la Bundesliga. La diferencia está en que los clubes portugueses son, por antonomasia, clubes vendedores  (Oporto y Benfica lo demuestran temporada tras temporada), en cambio los alemanes (sobretodo el Bayern), pueden aguantar ese ritmo y nivel que marcan los clubes españoles y ingleses.

Los mejores clubes europeos han visto que la clave para conseguir sus objetivos está en rejuvenecer sus plantillas, y parece que los que han apostado por ello estan empezando a recoger sus frutos.

www.titosagent.com

 

 

 

COMUNICADO OFICIAL

 

Lluís Santamaría deja de pertenecer a TitosAgent

 

El jugador Lluís Santamaría y la agencia de futbolistas TitosAgent han llegado a un acuerdo para rescindir el contrato que les vinculaba.

Desde TitosAgent, agradecerle los servicios prestados y desearle toda la suerte en esta nueva etapa.

 

www.titosagent.com

 

El concepto "profesional" en el mundo del fútbol

Si preguntáramos que idea se tiene sobre él en este ámbito, la gran mayoría de respuestas indicarían que se refiere a aquellos futbolistas, entrenadores u otras personas que se dedican en exclusividad al deporte rey, es decir, a aquellas personas que tienen en el fútbol su profesión.

Si buscamos el concepto en la enciclopedia, podremos observar que se define al término como “Persona que hace hábito o profesión de alguna cosa”. Resumiendo un poco más la idea, “empleo, facultad o profesión que cada uno tiene y ejerce públicamente”.

Así, cogiendo como ejemplo la liga española, los futbolistas “profesionales” se podrían reducir a los que compiten en las categorías siguientes: 1ª División y 2ª División A. De esta manera, los jugadores de 2ª B y 3ª, quedarían clasificados como “semi-profesionales”, debido a su dualidad laboral.

Personalmente, consideramos que el concepto estudiado presenta un doble significado:

-La visión anteriormente detallada, la cual define la versión más objetiva del término.

-Profesional definido como la suma de 3 conceptos: entrega, confianzaclaridad.

Centrando nuestra atención en la segunda vertiente del término, “profesional” se define por la suma de las siguientes ideas:

1) Entrega:

Todo “profesional”, ocupe la función que ocupe, debe entregarse al 100% en su tarea, sacrificarse al máximo y no quedarse nunca con la sensación de que se podría haber hecho algo más. La no entrega, actitud o sacrificio, al único que perjudica es a quien no lo aporta, demostrando de esta manera no ser un auténtico profesional.

En el caso de los futbolistas, estos deben demostrarla tanto en el ámbito deportivo como en el extradeportivo, debido a que todo gira alrededor de su profesión.

En el ámbito deportivo, deben trabajar SIEMPRE al 100% tanto en los entrenamientos como en los partidos. El futbolista debe demostrar siempre que es un auténtico profesional, y cumplir con las que, al fin y al cabo, son sus obligaciones. Estas dependen única y exclusivamente de él y por lo tanto, lo debe ofrecer SIEMPRE.

Cuando nos referimos al ámbito extradeportivo, centramos nuestra atención en la dieta, el descanso, etc.

En el caso de los entrenadores, estos deben trabajar al máximo para conseguir alcanzar sus objetivos marcados. Y no solo en el ámbito deportivo (corrigiendo los aspectos pertinentes del juego), sino también extradeportivo (dirección de grupo). Su entrega y sacrificio le dará un porcentaje más elevado de posibilidades de llegar a la consecución de su meta.

En el caso de los clubes (con todos sus estamentos), su máxima entrega permitirá facilitar la consecución de sus objetivos. No hay que olvidar la importancia de la coordinación entre club y equipo, debido a que ambos tienen objetivos comunes. El club debe crecer a la vez que el equipo.

2) Confianza:

Todos los estamentos del mundo del fútbol deben tener confianza en sí mismos. La pérdida de confianza por parte de cualquiera de estos, acostumbra a provocar un alto porcentaje de posibilidades de optar por posturas equivocadas en la toma de decisiones, finalizando en la pérdida de la credibilidad.

En el caso de los futbolistas, es normal que aquellos que disponen de la confianza del entrenador rindan a un nivel superior al resto, aunque también debemos decir que los propios futbolistas deberían ser capaces de provocársela a sí mismos sin tener la necesidad de depender de otras personas que le permitan alcanzar ese nivel. El hecho de creer en uno mismo es la luz que te guía hacia los objetivos propios tanto en los mejores como en los peores momentos. No creer en uno mismo, es el punto anterior a dejar la práctica deportiva.

En el caso de los entrenadores, la confianza en uno mismo es básica. El entrenador, en los momentos de resultados negativos, suele ser considerado, en el 99% de las ocasiones, el culpable de la situación. Ya se sabe que es mucho más fácil rescindir un contrato que 20, o incluso llegar al punto de remodelar la estructura del club. En este caso, el entrenador debe tener una autoconfianza, por necesidad, mucho más grande que el resto de estamentos. Por lo tanto, si el entrenador llega al punto de perder la confianza en sí mismo, es mejor tener la valentía de dejar el cargo.

En el caso de los clubes, en cualquier momento dentro de un proyecto deportivo, deben tener muchísima confianza en aquello que han planteado o planificado. Si el hecho de obtener algún resultado negativo tiene que suponer la ruptura del proyecto programado después de horas y horas de sacrificio, esto presupone o bien una mala planificación, o bien la falta de un planteamiento, o lo más grave, la falta de profesionalidad del proyecto, y por lo tanto, del club.

3) Claridad:

La claridad entendida como disponer de una línea lógica de trabajo es un concepto muy importante en el mundo del fútbol. Es un concepto no muy utilizado por los diferentes estamentos, pero con una importancia mayor de la que se le suele dar.

En el caso de los futbolistas, el concepto claridad va ligado al de ser positivo, al de sumar dentro del grupo. No tener un comportamiento adecuado dentro del equipo, reduce la posibilidad de alcanzar el éxito.

En el caso de los entrenadores, el seguimiento de una línea lógica de trabajo es clave. Mientras el entrenador sigue de una manera lógica todos y cada uno de los diferentes puntos del reglamento de régimen interno que se ha consensuado con el equipo, todo funciona con normalidad y se demuestra a los futbolistas una lógica en el hacer. En el momento que solamente uno de estos puntos no se cumple, la credibilidad del entrenador queda en entredicho y deja abierta una brecha donde se pueden crear muchas problemáticas. Una vez se llega a este punto, el entrenador debe ser consecuente y exponerse a las situaciones que se le puedan plantear. Por lo tanto, ser lógico y claro es uno de los aspectos más importantes para el funcionamiento del grupo y de la relación con los diferentes estamentos deportivos.

En el caso de los clubes, ser claro con los diferentes estamentos (en este caso jugadores y entrenadores) es muy importante. Cuando empieza una relación entre personas, las dos partes se dan ese punto de confianza, y no podemos llegar a ninguna situación de desconfianza entre ambas. Este aspecto no ayudará en nada, al contrario, perjudicará, y será una losa que deberemos llevar a cuestas la cual nos frenará la consecución de los objetivos. Aquello que se haya consensuado entre ambas partes al inicio de la relación, se debe cumplir al 100%. Si alguna de las dos partes no cumple, lo único que se consigue es crear un clima de desconfianza la cual no ayuda para nada a conseguir el éxito.

Como conclusión, me gustaría reducir el artículo a tres ideas básicas:

-No es solamente profesional aquel que juega en 1ª División o 2ª División A, es profesional aquel que cumple cada uno de los 3 requisitos que hemos comentado en el artículo. Por lo tanto, profesional tanto puede ser un futbolista que juega en 1ª División como uno que juega en regional.

-Ser “profesional” puede ser planteado como algo difícil de conseguir, pero visto desde una perspectiva positiva, también se puede entender como algo fácil de lograr, debido a que el conocimiento y cumplimiento de los 3 aspectos (entrega, confianza y claridad) nos permitirá disponer de un porcentaje mayor de posibilidades de alcanzar nuestros objetivos.

-Ser profesional no solo está centrado en el mundo del fútbol, es algo que también se puede extrapolar y aplicar a la vida diaria y a la personalidad de cada uno. Ser profesional provoca sentirse bien con uno mismo, tener la consciencia tranquila sabiendo que hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos y, sobretodo, nos permite cumplir el objetivo de todo profesional: que nadie nunca pueda tener la más mínima queja de nosotros.

www.titosagent.com

La importancia del Director Deportivo en los clubes de fútbol

La figura del Director Deportivo no se ha incorporado aún como función imprescindible en el fútbol de hoy en día. La presencia de un Director Deportivo en un club, sea de la categoría que sea (está claro que es más necesario cuanto mayor sea la categoría donde compiten su/s equipo/s), provoca la aparición de una serie de ventajas e inconvenientes que la junta directiva tendrá que poner sobre una balanza para apostar o no por su contratación.

Partimos de la idea, que en la mayoría de categorías no profesionales o semiprofesionales, los clubes fichan a un entrenador para que organice un equipo competitivo y para que forme, a partir de sus influencias, a un equipo potente para poder conseguir los objetivos marcados al inicio de la temporada. Es decir, que los clubes viven en el presente, cosa que está muy bien, y además fichan a un entrenador, que ya llevará a cabo “esas” funciones que debería realizar un  Director Deportivo. Pero esas no son las únicas funciones de un Director Deportivo.

El desconocimiento de las funciones reales de éste, además de la falta de recursos económicos, nos llevan a apostar únicamente por un entrenador, aspecto que seguramente nos lleve a la consecución de objetivos presentes, pero olvidándonos de la planificación del futuro de la entidad. Es decir, el club se incrusta y bloquea en un punto determinado por la falta de perspectiva a largo plazo.

Las funciones, y por lo tanto ventajas de tener un Director Deportivo, siempre y cuando, éste se pongo de acuerdo con el club en la duración del proyecto que va a realizar, en su capacidad de decisión y en los objetivos a conseguir, son algunas de las siguientes:

- Disponer de un profesional como máximo responsable del Área Deportiva: capacidad e intensidad de trabajo (rigor, disponibilidad, método, colaborar con otras áreas tales como comunicación o marketing, etc), plena autonomía, informar de todo a la junta directiva o superior inmediato, etc.

- Definir los objetivos deportivos: a corto, medio y largo plazo, a todos los niveles (desde qué queremos conseguir a nivel de categorías, hasta la confección del modelo-ideología de juego de nuestro/s equipo/s, pasando por la planificación técnica-táctica-física en etapas de formación, etc.).

- Confeccionar la infraestructura deportiva del club: organigrama general deportivo (con sus respectivas áreas), organizar los sectores técnicos de la entidad, solucionar necesidades, servicios que disponemos, estructura del  primer  equipo, coordinación del fútbol base, proponer y contratar al personal necesario, marcar un perfil de entrenador que se ajuste a la ideología del club, personal técnico, auxiliares, posibilidad de disponer de secretaría técnica, etc.

- Planificar y controlar los fichajes: control y análisis del mercado (más o menos amplio en función de la categoría), gestionar contrataciones y descartes (entrenador, futbolistas, auxiliares, etc.), elaboración de informes, selección de  futbolistas, control de sueldos, seguimiento de entrenadores, etc.

- Conocedor de los métodos, conceptos y reglas de la actividad: dominio de los conceptos tácticos, normativas federativas (competición, reglas de juego, estatutos de los futbolistas, etc.), conocimiento de los diferentes organismos (RFEF, FCF, LFP, AFE,…), mentalidad empresarial, nociones básicas de presupuestos, nociones básicas de contratos (IRPF, imagen…), etc.

- Cumplimiento del trabajo: elaborar las normas y coordinar su funcionamiento, cadena de comunicación dentro de la infraestructura (jugadores-club, técnicos-club, fútbol base-club), prensa, las relaciones periódicas con los diferentes  estamentos, etc.

- Relaciones Exteriores: buenas relaciones con otros clubes, gestionar con ayuntamientos los campos de entrenamientos y partidos (en cuanto a horarios, estado…), además de otros equipamientos como el gimnasio o la piscina, etc.

- Evaluación continua del proyecto: consecución de objetivos, métodos adecuados, personal, etc.

Como inconveniente a la contratación del Director Deportivo por parte de un club sólo está el hecho del gasto económico que esto supone. Está claro que dentro de todas y cada una de las diferentes funciones que hemos marcado al Director Deportivo, éstas se llevarán a cabo en función de la categoría donde participe el club. Por ejemplo, la relación con el área de marketing, el conocimiento del IRPF den los contratos o la relación con la prensa, sólo se llevará a cabo en clubes profesionales.

El objetivo de éste artículo es transmitir la idea que un Director Deportivo puede llevar a cabo su tarea tanto a nivel profesional, semi-profesional como amateur, y que su contratación favorece el aumento de calidad dentro club, además de disponer de una visión profesional, y por lo tanto, de unos objetivos a largo plazo. En resumen, un Director Deportivo posibilita controlar el presente y programar el futuro.

www.titosagent.com

 

Agentes de jugadores RFEF

Built with HTML5 and CSS3 | Copyright TitosAgent © 2012
Powered by Iris Design